Miedo a la Altura

Uno de los miedos más comunes en los deportes de montaña es el miedo a la altura, también conocido como acrofobia, aunque no en todos los casos llega a ser una fobia como tal. Basta con que hagas un poco de memoria, ya sea de ti mismo o de alguien cercano. Seguro que recuerdas algún caso frecuente como por ejemplo al caminar sobre una zona expuesta a la altura con riesgo de caída sintiendo ese miedo a veces casi paralizante, por no mencionar cuando empiezas con algún deporte con cuerda…

 

Como ya comentamos en el artículo del miedo en montaña, éste no tiene porqué ser malo, sino todo lo contrario, como ocurre también con el miedo a la altura, en contra de lo que mucha gente puede pensar.

 

Por mencionar un ejemplo, cuando trabajamos con niños en cursos de montaña es la ausencia de ese miedo, de esa sensación de peligro, la que hace que se puedan exponer a riesgos a los que tu no te expondrías. Esto es debido a que aún no han aprendido a saber que ciertas acciones o situaciones pueden ser peligrosas, y por lo tanto se enfrentan a ellas como si estuvieran en cualquier otra situación cotidiana. Es ahí donde reside la importancia del formador, el guía, el acompañante… 

 

El miedo a la altura no tiene porqué ser siempre una fobia como tal, es decir, no en todos los casos se presenta como un miedo desproporcionado, paralizante o que te hace alejarte rápidamente de esa situación. Y mientras que este tipo de miedo no se transmita como una fobia o en un miedo extremo, este tipo de miedo, al igual que otros como correr con la bici, con el coche… no sólo no es malo sino que es extraordinariamente bueno en la fase de aprendizaje y de actitud frente al riesgo.

 

No debes confundir el miedo a la altura con los vértigos, mareos o cualquier otra indisposición sustentada fundamentalmente en aspectos fisiológicos. Con frecuencia, sin el apoyo médico o los conocimientos necesarios todos los síntomas se suelen confundir. 

 

 

El origen de tu miedo a la altura

 

El origen del miedo a la altura se estudió ya desde los años 60. Una de las pruebas históricamente más significativas en el estudio de estos problemas, es la prueba del “Acantilado Visual”

En esta prueba se exponía a dos grupos de bebés, a unos los habían montado durante semanas en “cochecitos” para que desarrollaran la percepción del movimiento mientras que a otros no. Después de esto, a los bebés se les colocaba sobre una superficie de cristal donde al otro lado estaban sus madres que los llamaban. El resultado fue que los que habían recibido el estímulo del movimiento (aceleraciones, deceleraciones e inercias) durante semanas previas tenían más dificultades para cruzar. Igualmente ocurría con los bebés que ya sabían gatear.

 

Se comprobó así, que los bebés en sus primeros meses no tienen desarrollado el miedo a la altura y que éste está directamente relacionado con la propiocepción, es decir, la percepción que tiene el individuo de su propio movimiento y que se va completando en los primeros años de vida.

 

 

El miedo a la altura se desarrolla por lo tanto a partir de las experiencias previas y de la anticipación al peligro, y como ya hemos comentado, no tiene porqué ser un inconveniente.

 

 

¿Cómo superar el miedo a las alturas?

 

Superar el miedo a la altura, en el caso de que sea un impedimento para practicar deportes de montaña, o cualquier otra actividad en la que tengas que enfrentarte a ella, va a depender del tipo de persona afectada, localizar el origen (ambiguo o concreto) de experiencias previas sufridas y cómo se transforman en miedos.

 

Como cualquier otro miedo, el miedo a la altura es una actitud defensiva por no sufrir por tu vida, es por ello una capacidad importante que se debe entrenar. Para ello, las técnicas de conducta en las que se va exponiendo a la persona a la altura de una forma atenuada, progresiva, controlada y segura son fundamentales. De esta forma, la persona comprueba por sí misma que la altura no tiene porqué ser un peligro siempre y cuando la acción o la exposición se haga con seguridad.

 

Cuando el miedo se ha convertido en una fobia, un especialista es una muy buena opción, él sabrá qué tipo de tratamientos serán más adecuados para cada caso.

 

Utilizando alguna de las técnicas ya comentadas y otras como las cognitivas, de relajación o conductuales dependiendo de la persona, hemos conseguido mejorar, incluso eliminar, el miedo a la altura de varios aficionados a los deportes de montaña que por una causa u otra habían desarrollado un exagerado miedo a la altura.

 

 

PD: Si te ha gustado este artículo únete a nuestra comunidad de deportes de montaña y descárgate gratis el listado con 10 platillas para que nunca olvides nada en tu salida a la montaña y nuestro libro “Guía para Deportes de Montaña y Aventura” ¿Te lo vas a perder? Únete a los más de 2.000 amantes de los deportes de montaña que ya están sacando el máximo partido a estas herramientas.

 

Esperamos que te haya sido útil. Si te ha gustado...¡Compártelo!

Imagen de Jorge Membrado

Instructor de Progresión y Rescate Vertical para profesionales y deportes de montaña. Sus trabajos como verificador de EPI’s, perito judicial en accidentes laborales y deportivos y sus casi 4.300 alumnos formados le confieren una magnífica visión global del mundo vertical. Sus 38 expediciones deportivas por los cinco continentes le han valido el reconocimiento de Deportista de Alto Nivel por el Consejo Superior de Deportes. Autor de los blogs EsportVerd y Quipus, donde comparte toda su experiencia.

Puedes encontrarlo en la montaña o en   FACEBOOK    GOOGLE+ 

Comentarios

Soy espeleólogo y especialista en trabajos verticales e instructor desde hace 15 años. Y reconozco que tengo miedo a las alturas. Siempre lo he tenido y es precisamente lo que me llevo a practicar esta profecion. Gracias a ese miedo es que me concidero bueno en mi trabajo. Y me ha llevado hasta donde estoy. El respeto a la altura es muy necesario cuando se hace cualquier trabajo en altura o deporte de montaña.

Imagen de EsportVerd

Hola Maykel, 

muchas gracias por contarnos tu experiencia personal. Compartimos totalmente lo que comentas, ese respeto a la altura necesario donde existe un riesgo, ya sean los deportes de montaña o los trabajos verticales.

Saludos

Hola, soy montañera desde hace poco y a veces me entra mucho miedo al cruzar por zonas "aéreas", noto que me tiemblan las piernas incluso, aunque no me quedo parada sino que sigo adelante porque voy en grupo, pero paso bastante miedo.
Últimamente debido a una tendinitis rotuliana he estado haciendo ejercicios propioceptivos para mejorar mi equilibrio sobre un disco hinchable. Había pensado que podía ayudarme también al perder el miedo en los pasos aéreos por ganar seguridad en la pisada, y que podía que desaparecer ese temblor de piernas si tengo mejor equilibrio. Como dicen en el artículo que el miedo a la altura está relacionado con la propiocepción, ¿creen que los ejercicios de equilibrio me pueden ayudar? Gracias.

Imagen de EsportVerd

Hola Carmen, muchas gracias por leernos y compartir tus inquietudes con nosotros. 

Por supuesto que ese tipo de ejercicios te van a ayudar pero dependiendo de la gravedad del miedo a la altura, lo ideal es ponerte en manos de especialistas, si quieres puedes escribirnos puedes escribirnos a través del formulario de contacto por si podemos ayudarte más.

Saludos

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta sirve para comprobar que no eres un robot de spam.
5 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.